Lugar a evitar: Tapassentao

Ficha

A pesar de la felicidad que nos invade en estas fiestas, hoy traemos nuestra peor crítica hasta  la fecha. Ni siquiera hay fotos de la comida de la mala leche que se nos puso, sólo os dejamos ésta, por si vais por la Latina y pasáis cerca.

Tapassentao

Hace un par de semanas, celebramos la típica comida navideña con amigos. Ya empezamos con mal pie, cuando nuestro sitio habitual de comidas estaba lleno (https://poniendoacaldo.wordpress.com/category/madrid/casa-victor/).

Por las prisas, reservamos en el primero que vimos medio decente, el Tapassentao. Menú cerrado de 25€ con tapas variadas y barra libre de cerveza y vino. Viendo las fechas que son, todos sabemos que esos menús son poco menos que el timo del tocomocho, pero lo aceptamos por estar con amigos y pasar un rato agradable.

Lo que no podemos aceptar, y es por eso que lo denunciamos desde aquí, es que cobren 25€ por un menú en el que no haya NADA de carne ni de pescado. Y os preguntaréis, ¿qué cojones comisteis, caviar con trufa blanca? Pues las delicatessen eran nada más y, sobre todo, nada menos, que palitos de berenjena, croquetas, patatas con mojo picón y huevos rotos con chistorra rancia. Doce raciones para trece personas. ¡Ole sus huevos toreros! Tras ver las malas caras, y nuestras quejas, hicieron un esfuerzo sobrehumano y nos trajeron unos palitos de queso extra.

Para más inri después de haber tomado dos botellas de vino y pedir una tercera, nos dicen que nos estamos pasando con la bebida y puede que no entre en el menú. Esto nos lo dice un camarero, que tras pedirle pan, dijo que esperáramos que estaba cansado y se apoyo contra la pared y se tomó unos minutos de descanso. ACOJONANTE. Yo no había vivido un despropósito así en mi vida.

El postre más de lo mismo, dos bandejas con trocitos de brownie y tarta de queso. No habría más de dos raciones por bandeja y siendo trece como que no te daba ni para probar apenas.

La comida, el trato del camarero cansado, pero sobre todo, la sensación de que nos estuvieran tomando el pelo, hacen que recomendemos que nadie pise nunca Tapassentao.

Muñoz de Gruñón.

 

Anuncios