Casquería en estado puro

Foto

Reconozco que desde que abrió su Tasquería Javier Estévez, las ganas por ir a probar su famosa casquería me intrigaban. Los numerosos artículos de prensa alabando sus creaciones, su paso por TopChef y con la buena valoración en otras webs, no quedó más remedio que Poniendo a Caldo se acercara al barrio de Salamanca a comprobar si su fama era cierta, o había que sacar el afilador.

Sigue leyendo

Buena comida en la Rusia zarista

Ficha

Hoy os traemos algo más exótico de lo habitual. Una crítica de Rusia, más concretamente de San Petersuburgo, ciudad de visita obligada por su belleza y esplendor, pero en la que recomendamos ir en verano, porque el frío que pasamos en abril no lo soportas ni con gayumbos de borreguillo.

Antes de la visita poco/nada sabíamos de la gastronomía rusa. A la vuelta seguimos sin saber ni idea, pero por lo menos probamos algunos de sus platos más famosos.

Sigue leyendo

Menú del día en Aranjuez

Ficha

Una de las visitas típica cuando estás en Madrid, es ir a Aranjuez. Así fue hace unos días cuando me acerqué al pintoresco pueblo madrileño. Al ser tan turístico, está lleno de bares y restaurantes typical Spanish, por lo que hay que andarse con ojo de que no te hagan el timo de la estampita.

La elección fue via Internet, buscador en mano y la primera recomendación fue La Almazara. El sitio a reventar, pero había una mesa para dos perfecta para comer su menú del día (12,5€). Si no tenéis el móvil a mano para buscar restaurante, mi recomendación es sencilla, si hay gente entrad, si no hay nadie huid.

Menú del sábado
Menú del sábado

Local pequeño, cocina casera y personal exageradamente amable, da gusto cuando te tratan con cariño.

Sigue leyendo

Tradición en Los Nogales

ficha

Cuando un crítico se ve obligado a hacer una buena reseña, le jode. Como dice el crítico de Ratatouille, las mejores críticas son las crueles, porque además de ser las más divertidas, es más fácil hacer sangre.

Hoy me toca una de las halagadoras, en la que todo lo que probé estaba en su punto y eso no es fácil. El restaurante, uno de los clásicos de Gijón, los Nogales. Ubicado muy cerca de donde el viento da la vuelta, su cocina sencilla con productos de primera, sigue marcando época más allá de bautizos y comuniones.

De aperitivo de la casa, nos  sirvieron el habitual pastel de cabracho acompañado de pan tostado por ellos. Fresco y jugoso, sobre todo si te invitan, claro está.

Sigue leyendo